Justicia juvenil en la memoria de la Fiscalía País Vasco 2018

 

La Fiscalía del País Vasco apunta un  incremento de la violencia en los delitos de Justicia Juvenil. En la memoria anual del año 2018 de la Fiscalía de la comunidad autónoma del País Vasco se expresan, entre otras muchas cosas, aspectos interesantes relacionados con justicia juvenil. La más importante es  la creciente preocupación por parte de las delegadas en dicha comunidad por el aumento de la violencia ejercida en la comisión de delitos por parte de menores infractores  durante el ejercicio de 2017. Esto  ha hecho saltar las alarmas debido al seguimiento intenso que se ha realizado por parte de los medios de comunicación.  

 

Evolución de la Criminalidad

En dicha memoria se exponen temas de gran importancia como el aumento  de la carga de trabajo en la fiscalía debido al  incremento en número y gravedad de algunos delitos. Este hecho  ha provocado retrasos en la tramitación de expedientes por delitos más leves,  llegando incluso a la prescripción sin imposición de medida para algún menor infractor.

La parte más relevante de la memoria es la gran preocupación que muestran las delegadas de la fiscalía en el País Vasco  debido al incremento de la violencia infligida por parte de los menores infractores en la comisión de los delitos, especialmente en el caso de delitos de robo con intimidación, la violencia de género , el ámbito familiar y los delitos de lesiones.

Incremento de la violencia

La fiscal de Álava reflexiona sobre el origen, a su entender, del incremento de la violencia y llega a la conclusión de que  se debe a aspectos de personalidad como la baja tolerancia a la frustración, impulsividad y formas inadecuadas de resolución de conflictos.  A partir de ahí , centrándose  específicamente en el factor de la baja tolerancia a la frustración , valora la posibilidad  de que el actual sistema de Justicia Juvenil sea capaz o no  de da una respuesta eficaz a dicho problema y analiza en cierta medida su origen.

Tolerancia a la frustración

Afirma que la tolerancia a la  frustración es algo necesario en la vida y que los padres actualmente no están enseñando a sus hijos este valor tan importante. El modo de vida consumista y la inmediatez que conlleva  tampoco ayuda a mejorar la situación ya que  los padres se preocupan más de que a sus hijos no les falte de nada que de enseñarles a forjar un carácter fuerte y sacrificado aceptando que no se puede tener todo en esta vida.

 

Pertenencia de menores infractores  a grupos marginales e indocumentados

 

Marginalidad

También ahonda en el tema de la marginalidad como factor de riesgo y mantenimiento de la conducta delictiva al afirmar que dicha situación se ha convertido en un “modus vivendi”  en determinados clanes sociales. Esto  conlleva  que el menor con medida judicial, con el que se ha estado interviniendo desde el sistema de ejecución de medidas judiciales de internamiento  y que con toda probabilidad ha mejorado en los indicadores de riesgo que presentaba anteriormente, vuelva al finalizar su medida al mismo ámbito comunitario que propició el inicio de la actividad delictiva.  Esto es así ya que que ” los lazos familiares y el enraizamiento de la marginalidad y su “modus vivendi” prevalecen”

Esto lleva a una situación en la que se produce una retroalimentación del joven en el grupo que justifica la conducta violenta y que a su vez la promueve como forma de pertenencia, hechos que se amplifican más al aprovecharse dichos grupos de la situación de miedo e indefensión  que generan en el resto de ciudadanos. La conclusión particular de la Fiscal es algo negativa con respecto al futuro ” Cualquier empeño en la intervención educativa fracasará, si el joven no desea salir de esa marginalidad elegida del clan.” 

Menores indocumentados

También es relevante el apunte que hace la delegada de Gipuzkoa con respecto al incremento de la violencia en los delitos comentados , “especifica que este aumento se relaciona en parte con jóvenes indocumentados y no acompañados que se resisten a la acción desplegada por el Ente Foral para ampararlos”

En este caso nos encontramos con un caso de candente actualidad y que se relaciona de forma indirecta con el ámbito de la justicia juvenil,  que es de los MENA, o menores no acompañados que se encuentran en una situación de vulnerabilidad y se convierten en menores infractores.  En este caso nos encontramos con problemas multifacéticos ya que aquí intervienen, además de los factores crimigénicos comunes,  factores relacionados con la inmigración conyuntural y el siempre polémico puente entre el ámbito de la protección de menores y el de los menores infractores.

 

Delitos de violencia de género y de ámbito familiar en justicia juvenil.

Otro ámbito en el que se están  incrementando los casos es el de la violencia en el ámbito familiar y la violencia de género  “lo que ha provocado en algunos casos, la solicitud y adopción de medidas de alejamiento como sí de adultos se tratara, o incluso escolta policial, visto el riesgo y vulnerabilidad de la víctima”

 

El caso de Álava

En el caso de esta provincia se observa, en justicia juvenil,  un número significativamente menor de casos de violencia de género que en el resto del País Vasco. Esto lleva a la pregunta de si realmente esto es debido a que se hace un buen trabajo o todo lo contrario.

Es decir, si consideramos que no hay agresiones porque hay una buena concienciación y baja el número de agresores, o por el contrario si el problema es que no se denuncia .

En el segundo caso también es un problema de concienciación por parte de las víctimas y es necesario tomar medidas al respecto.

“Sospechamos que no se ha realizado una suficiente tarea de concienciación. Estadísticamente resulta imposible que solo dos jóvenes alavesas hayan sido víctimas de la violencia de género”.

Violencia filio parental y escolar

En este caso llama la atención la gran cantidad de denuncias que se han retirado o directamente no se han presentado por los padres.  El número de medidas en general ha aumentado y también el porcentaje de menores infractores  reincidentes y se considera que la mediada de convivencia es la idónea para dar respuesta a este tipo de delitos.  Por ello se ha destinado uno de los centros específicamente al cumplimiento de dicha medida.

El acoso escolar se mantiene en los mismos niveles que el año anterior si destacan que la solución extrajudicial es la mejor opción en este tipo de delitos. Como norma general la mayoría de los conflictos se resuelven en los centros educativos sin tener que llegar al ámbito de la justicia juvenil.

 

En este enlace se puede descargar la memoria de la fiscalía del País Vasco del año 2018

https://www.fiscal.es/fiscal/PA_WebApp_SGNTJ_NFIS/descarga/Memoria_FS_PaisVasco_2018.pdf?idFile=c8e6be25-d30c-45f1-b136-457a62f1531c

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *