JUSTICIA JUVENIL RESTAURATIVA.

MENORES INFRACTORES. JUSTICIA JUVENIL RESTAURATIVA.

Aunque no existe un consenso absoluto sobre lo que es la Justicia Juvenil Restaurativa podemos decir que se trata de una forma diferente de responder a los comportamientos en los que uno o varios jóvenes causan situaciones de conflicto o daño a personas, a la comunidad e incluso al propio menor infractor. Las Naciones Unidas definen la Justicia Restaurativa como “una respuesta evolucionada al crimen, que respeta la dignidad de cada persona, que construye comprensión y promueve armonía social a través de la sanación de las víctimas, infractores y comunidad”.

Como norma general, cuando se produce una transgresión de la ley, la Justicia Juvenil Restaurativa no se ciñe únicamente al ámbito judicial ya que la Justicia Juvenil Restaurativa puede abarcar otros ámbitos como son el educativo, familiar y el comunitario.

Esta novedosa respuesta de la Justicia Juvenil Restaurativa se centra en la restitución en la medida de lo posible de la situación anterior al daño causado e involucra a los agresores, a las víctimas y a la Comunidad.

Tanto en adultos como con menores infractores, existen diferentes opciones o posibilidades que no son la de ingresar en un centro de Justicia Juvenil o en un Centro Penitenciario y ahí entra en juego la Justicia Juvenil Restaurativa.

Y si hay que diferenciar Justicia Juvenil Retributiva y Justicia Juvenil Restaurativa sin entrar en particularidades debemos tener en cuenta que tienen aspectos en común como es el fin mismo

Dicho fin se puede entender como reequilibrar o compensar las consecuencias del delito

La diferencia la encontramos en las formas de compensación. Uno, que aunque perdure su concepto punitivo está ya obsoleto y el restaurativo que va más allá, que intenta minimizar la intervención penal, reducir las consecuencias del castigo y que engloba conceptos como son la reparación, la compensación y la reintegración.

Antes de continuar con el tema de la Justicia Juvenil Restaurativa nos gustaría dejar claro que hablamos de Justicia Juvenil Restaurativa sin entrar en especificaciones de ningún país en concreto, sino que en base a la información y experiencias que conocemos intentamos extraer lo que a nuestro modo de ver son los puntos en común. Cierto es, que en algún momento la lectura del artículo puede llevar a pensar que estamos haciendo referencia a nuestro país, pero no es así.

Los modelos o programas de Justicia Juvenil Restaurativa que expondremos más adelante, se están implementando en muchos países y, aunque se reinterpreten o adapten teniendo en cuenta la influencia de aspectos educativos, culturales, etc. de cada lugar donde se aplique, todos ellos, tienen un nexo en común.

Las tres premisas básicas de la Justicia Juvenil Restaurativa son:

  • En el momento en el que se produce un comportamiento dañino lo principal en la Justicia Juvenil Restaurativa es atajar el daño que se ha producido. Se debe restaurar la paz en la comunidad mediante la reconciliación de las partes y la reparación de daños.
  • Cuando se produce un daño se generan obligaciones y responsabilidades por parte del agresor. Trabajar sobre la base de la responsabilidad del joven es importante para que tome conciencia de que es un componente más de la comunidad y como tal es considerado un sujeto de derechos capaz de responder de sus actos.
  • La resolución del conflicto pasa por la implicación y participación activa de los agresores, las víctimas y la comunidad.  

Modelos de Justicia Juvenil tradicionales.

El modelo de Justicia Juvenil retributivo.

Cuando hablamos de menores infractores con medidas judiciales, mucha gente posiblemente por desconocimiento, imagina a una serie de jóvenes delincuentes que están encerrados en un centro cumpliendo una medida que le ha impuesto un juez. La comparación con las penas impuestas a los adultos es casi inevitable. Y debemos decir que el ámbito penitenciario hace tiempo también que dejó el modelo puramente retributivo pero, como venimos diciendo, la ignorancia lleva a pensar en el concepto retributivo. Si nos quedamos con esta idea, estaríamos hablando de justicia retributiva, es decir alguien vulnera la ley y recibe su castigo por ello.

Retomamos el mundo de los jóvenes y  diremos que el sistema judicial, de algún modo, valora el daño causado por el menor infractor y le “remunera” con un castigo que se corresponde al mal que ha causado este muchacho. La idea era que un buen castigo conseguiría que un menor no volviera a delinquir, ni que fuera por el miedo a volver a ser castigado y también serviría de ejemplo disuasorio para aquellos jóvenes que tuvieran en su mente empezar a delinquir.

Así, hace poco tiempo que hemos pasado de pensar únicamente en el castigo a entender que es mejor que el menor infractor se haga responsable de sus actos y realice todo un proceso personal que lo devuelva a la sociedad totalmente integrado.

El modelo de Justicia Juvenil rehabilitador.

En este modelo de justicia se considera al menor o joven infractor como a un enfermo que necesita tratamiento terapéutico. Al igual que en el modelo retributivo en esta perspectiva no se hace énfasis en el daño causado a las víctimas ni en la restauración de la situación anterior.

El hecho de que se considere al menor infractor como un enfermo conlleva una disminución de la responsabilidad de sus actos  En muchas ocasiones esto puede llevar a un empeoramiento del comportamiento del joven debido a que se ha producido un traslado de la responsabilidad personal hacia la enfermedad padecida. La generalización de un enfoque rehabilitador a todos los perfiles de justicia juvenil puede conllevar efectos contraproducentes en el tratamiento del delito.

 Justicia Juvenil Restaurativa
Justicia Juvenil Restaurativa1

Modelo de Justicia Juvenil Restaurativa

La Justicia Juvenil Restaurativa debe entenderse como una forma de enfrentar los conflictos, problemas, delitos, etc. en la que se promueve la participación activa de todos los implicados en los hechos ocurridos que son, los propios adolescentes, las víctimas y la comunidad.

Este enfoque de la Justicia Juvenil Restaurativa busca que el adolescente asuma su responsabilidad, que tome conciencia del daño que ha producido, que haga acciones de reparación a la víctima y a la comunidad y que realice un programa que le ayude a la reintegración.

En otras palabras, independientemente del castigo que se imponga al menor infractor, con la medida judicial no se busca que el menor tenga miedo al castigo sino que comprenda que sus hechos han causado daño a otras personas y que no tiene ningún derecho a dañar a nadie. Es una forma de volver a la situación que existía antes de la comisión del delito, antes de afectar a la persona, personas o a la comunidad, en resumen una perspectiva de Justicia Juvenil Restaurativa.

Dentro del proceso restaurativo es importante destacar los siguientes factores:

  • El proceso restaurativo busca la restauración de la paz social frente al concepto de retribución del delito y que para ello se va a tener presente la participación de la comunidad y sus diferentes recursos institucionales y sociales. Dichos recursos son puestos a disposición de la resolución del conflicto derivado de la acción delictiva, haciéndose uso de ellos de una manera articulada y coordinada.
  • Las víctimas son una parte clave de la resolución del conflicto cuyas necesidades e inquietudes deben ser atendidas y protegidas del riesgo de victimización y estigmatización.
  • Estas prácticas se deben considerar como un proceso eminentemente pedagógico y educativo y no únicamente desde unos términos legales ya que buscan el desarrollo de la asunción de responsabilidades y de la empatía con las víctimas por parte de los agresores a través del perdón de las primeras si es posible.
  • La justicia restaurativa implica una disminución de los costes en el ámbito judicial ya que se puede aplicar en momentos previos al inicio de la actividad procesal con las consiguientes ventajas económicas y de estigmatización de agresores y víctimas.
  • Es importante destacar que el hecho de que la comunidad participe en el proceso restaurativo hace que se produzca una mejora en su capacidad de influencia dentro de la sociedad, con el consiguiente sentimiento de empoderamiento que lleva consigo.
  • El proceso restaurativo no únicamente restaura los aspectos económicos o materiales a su situación anterior sino que también restituye, en cierta medida, la integridad de todos los implicados en el proceso. Esta restitución busca la reconstrucción del vínculo social a través de la integración de agresores y víctimas y también la recuperación de los sentimientos de seguridad comunitarios.

Cómo surgió la Justicia Restaurativa

La Justicia restaurativa es un enfoque bastante novedoso que apareció a mediados de los años 70 a raíz de diferentes aproximaciones a los procesos judiciales como podían ser las alternativas a las disputas. Apareció como una revisión de los derechos de las víctimas que predicaba una mayor intervención de dichas víctimas en el proceso judicial y que también tenía presente la restitución como una forma de devolución a las víctimas.

Se considera a Howard Zehr , criminólogo norteamericano, como el precursor del concepto moderno de prácticas restaurativas.

Modelo inspirado en la aplicación de la en países como Australia, Canadá o Nueva Zelanda hay quién dice que su origen se encuentra en la decisión de un juez canadiense (Kitchener)  que en 1974 promovió el encuentro entre unos jóvenes acusados de vandalismo y los dueños de las propiedades destrozadas con el fin de que los jóvenes asumieran su responsabilidad y repararan el daño ocasionado, el inicio de la Justicia Juvenil Restaurativa.

A partir de esa época  comenzaron nuevas iniciativas siguiendo la línea que había dejado el juez Kitchener aunque no tuvieran una excesiva repercusión en cuanto a su importancia o número ni tampoco  tuvieran gran calado dentro del sistema judicial.

A partir de 1994 la American Bar Association estableció la mediación en el caso de infracciones leves e infractores primarios como un modo de encuentro entre víctimas y delincuentes y a partir de ahí la Justicia Juvenil restaurativa se generalizó de forma importante.

También apoyaron la iniciativa de la Justicia restaurativa la Organización Nacional para la Asistencia de víctimas de Estados Unidos, las Naciones Unidas, el Consejo de Europa y la Unión Europea.

 Justicia Juvenil Restaurativa
Justicia Juvenil Restaurativa 2

Ámbitos de actuación

Los ámbitos de aplicación de la Justicia restaurativa son variados  y en realidad únicamente requieren de la realización de una ofensa o daño  por parte de una persona o grupo de personas hacia otra persona o grupo.

Algunos de los ámbitos de aplicación son:

  • Restauración en el ámbito penal como alternativa al endurecimiento de las penas y el número de ellas. De esta forma se atiende a las partes intentando reparar los daños que ha generado el agresor a la víctima a través de la inclusión de ambos y de otros actores comunitarios.
  • En el ámbito escolar el enfoque restaurativo implica un cambio de perspectiva  en el manejo de los conflictos. Los principios de respeto, responsabilidad, cooperación, y reparación de este tipo de perspectiva fomenta la disminución del aspecto punitivo y la mejora de las herramientas colaborativas y restaurativas dentro de las aulas.
  • Justicia restaurativa en el ámbito penitenciario donde ya hay algunas experiencias cuyo origen son los propios reclusos, las entidades encargadas de la gestión de las cárceles,  los propios  profesionales que trabajan en las prisiones y por último las víctimas que necesitan reunirse con sus agresores.
  • En la familia las prácticas restaurativas se pueden convertir en una valiosa herramienta a la hora de afrontar conflictos entre los diferentes miembros o para afrontar situaciones difíciles. A través de la práctica se puede buscar una solución, decidir si es necesario buscar ayuda, cómo tomar las decisiones, etc.
  • El ámbito comunitario también permite la inclusión de prácticas restaurativas ya que a través de ellas se puede reconstruir los vínculos sociales y de confianza que existían previamente a la infracción. Además se genera un sentimiento de empoderamiento en la comunidad que aumenta su confianza aplicable a la Justicia Juvenil Restaurativa.

Beneficios de la Justicia Juvenil restaurativa para los menores infractores.

Principalmente los beneficios de la aplicación de las prácticas restaurativas en el ámbito de los menores infractores son los mismos que ya hemos comentado para la justicia restaurativa el general pero hay algunos aspectos particulares a tener en cuenta.

El fin eminentemente educativo y de mejora de la socialización que implica la Justicia Juvenil Restaurativa puede ser de gran ayuda para el joven a la hora de comprender las consecuencias de sus actos y también puede permitirle allanar el camino a la hora de su restitución como miembro de la comunidad.

Que el adolescente mejore en su capacidad de asunción de responsabilidades, le va a ayudar en su crecimiento como individuo que forma parte del tejido social, como sujeto de derechos y obligaciones. Así, mediante la justicia juvenil restaurativa, con los instrumentos y elementos facilitadores que ésta ofrece,  los menores aprenden principios y nuevas capacidades integradoras que les ayudan a desenvolverse de manera correcta en sociedad.

También es muy importante valorar adecuadamente la carga de prejuicios y estigmas que conlleva el que un joven entre dentro del circuito de justicia juvenil. Por ello es importante que en el caso de que no sean delitos especialmente graves, siempre que sea posible, se tome la alternativa de Justicia Juvenil Restaurativa al fin de minimizar  dichos estigmas.

Cuando se trabaja con jóvenes y especialmente con menores infractores debemos decir que la aproximación que ofrece la Justicia Juvenil Restaurativa es mucho más asequible al nivel de comprensión por parte de estos jóvenes de lo que se puede esperar de la justicia tradicional por lo que también podemos esperar una mayor implicación por parte de los jóvenes.

Metodologías de aplicación

Según el manual sobre programas de justicia restaurativa de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito editado en Nueva York en 2006, existe una gran variedad de programas de justicia restaurativa. Todos ellos abarcan una gran gama de procesos y ello se debe a las diferencias a la hora de interpretar los conceptos y las perspectivas sobre su abordaje.

Los diferentes modelos de justicia restaurativa se pueden clasificar en función de la variación de las siguientes características:

  • Su situación en relación al sistema de justicia.
  • La formalidad del programa.
  • Su perspectiva con respecto al castigo.
  • La existencia o no de un arbitraje.
  • La participación o no de los letrados a la hora de la asesoría.
  • La intervención o no de los  funcionarios de Justicia.
  • La inclusión de la comunidad.
  • La intervención de la víctima en el proceso.
  • Si se produce o no asistencia a la víctima.
  • La entidad que realiza el programa.
  • La adopción de un enfoque rehabilitador hacia el delincuente.
  • El enfoque hacia la reparación del daño.

De esta forma los diferentes tipos de programas se engloban en los siguientes grupos:

  • Mediación entre la víctima y agresor.
  • Conferencias de grupos familiares o comunitarios.
  • Círculos restaurativos.
  • Programas restaurativos para delincuentes juveniles.

 Justicia Juvenil Restaurativa
Justicia Juvenil Restaurativa 3

Mediación entre la víctima y agresor

Este tipo de programas fue uno de los primeros en establecerse y tiene como objetivo el  reparar las consecuencias para las víctimas del delito cerciorándose  de que los agresores se responsabilizan de sus actos.   

Dichos programas se suelen aplicar en delitos que no sean muy graves por lo que es ideal en el caso de la Justicia Juvenil Restaurativa. Los llevan a cabo igual de entidades públicas que privadas y pueden venir derivados a ellos por parte de la policía, fiscales, tribunales, etcétera. Se pueden desarrollar antes, durante y después de la medida judicial e  implicar a la víctima y a los agresores.

En muchas ocasiones se puede realizar un encuentro preparado entre la víctima y al agresor con el fin de buscar una solución alternativa al ámbito judicial. Dicha reunión se suele preparar anteriormente por parte del mediador trabajando de forma independiente con ambas partes a fin de que no se vuelvan a producir agresiones y para que los infractores realmente sean conscientes de sus actos.

También es posible que el proceso se realice de forma indirecta a través de un mediador y que nunca llegue a realizarse el encuentro entre ambas partes debido a diferentes razones como es por ejemplo la carga emocional que puede suponer para la víctima ver de nuevo al agresor.

Siempre que se desee realizar una mediación se  deben tener presente los siguientes factores:

  • Debe haber un  reconocimiento del delito por parte del agresor.
  • La víctima y el agresor deben acceder a la  participación en la mediación
  • Víctima y agresor deben evaluar la idoneidad o no de su participación.

Conferencias de grupos familiares o comunitarios

Este tipo de Justicia Restaurativa se suele dar en los ámbitos policiales y tiene su origen en las tradiciones maoríes de Nueva Zelanda. Se basa en la utilización de normas tribales tradicionales con sus respectivas respuestas y se ha exportado entre otros países a diferentes partes del sur de Australia, Sudáfrica, algunos estados de Estados Unidos  e Irlanda.

Estas comunidades entendían que el sistema judicial no valoraba la responsabilidad del menor infractor para con su comunidad y decidieron incorporar formas tradicionales de resolución de conflictos de la cultura maorí en el sistema formal de Justicia Juvenil. Así, la costumbre ancestral de reunirse y tratar el problema parte de la idea de responsabilidad y justicia colectiva, aprovechando todos los recursos y experiencia que ofrece la comunidad no es que únicamente se pretenda solucionar el conflicto sino que avisa a la propia comunidad de que tiene elementos que contribuyen a la delincuencia.   

En dicho proceso hay un mediador y su perspectiva es mucho más integradora a nivel comunitario ya que pueden intervenir las familias, amigos y vecinos de las víctimas y de los agresores. El objetivo de este tipo de conferencias Justicia Juvenil Restaurativa es que el agresor  sea consciente de las consecuencias de los delitos que ha cometido y que en la medida de lo posible se  establezca un plan de reparación.

Este tipo de intervenciones enmarcadas en la Justicia Juvenil Restaurativa permiten más control y apoyo hacia los jóvenes infractores ya que implican  a un círculo mucho mayor de personas y por tanto se incrementan las posibilidades de ayuda.

Las conferencias de Justicia Juvenil Restaurativa también se pueden utilizar como alternativas a las medidas judiciales una vez que ya se haya entrado dentro del circuito Judicial. En este caso el círculo está compuesto por las personas más allegadas del agresor y cualquier otra persona que esté interesada en ayudar y  pueden trabajar bajo la supervisión de los funcionarios judiciales a fin de evaluar el cumplimiento de los objetivos del proceso.

Círculos restaurativos

También conocidos como círculos de sentencia o de paz en Justicia Juvenil Restaurativa. Originario de los pueblos indígenas canadienses y estadounidenses, es otro sistema tradicional de resolución de conflictos. La idea es, además del perdón mutuo entre víctima e infractor, que cada miembro de la comunidad haga uso también del perdón. Entienden que es la propia comunidad la que se siente afectada por el delito y que los que forman parte de ella deben tener voz.

En este tipo de soluciones los participantes se sientan todos en un círculo frente a los demás. El objetivo es encontrar la mejor manera para solucionar el caso a través de una discusión o debate. Suelen participar en ellos la víctima, el menor infractor, el juez, la policía, y las comunidades a las que pertenecen tanto la víctima como el infractor.

En los círculos de Justicia Juvenil Restaurativa se intenta valorar adecuadamente las necesidades de la víctima, la rehabilitación del delincuente y la protección de la comunidad. Requiere como norma general la asunción de la responsabilidad de sus actos por parte del agresor.

Este es un buen sistema para implicar a los miembros de la comunidad y para que se involucren en la resolución de los conflictos que afectan a la sociedad y aunque habitualmente los casos son derivados por parte de la policía, fiscales y jueces, también existen casos derivados por parte de escuelas y servicios familiares o sociales.

Podemos decir que actualmente los círculos de sentencia, de paz o restaurativos, son una mezcla de formas tradicionales de resolución de conflictos y el sistema de justicia actual.

El proceso de círculo restaurativo se compone de 4 etapas:

  1. Valorar si el conflicto es susceptible de ser trabajado en un círculo restaurativo.
  2. Realizar una preparación de los diferentes participantes.
  3. Promover una solución consensuada dentro del círculo.
  4. Establecer un procedimiento para evaluar el resultado y motivar al infractor al cumplimiento de los acuerdos.

El sistema de los círculos restaurativos en Justicia Juvenil Restaurativa, muy adecuado en Justicia Juvenil Restaurativa, es un ejemplo muy bueno sobre la perspectiva integral inmanente en la justicia restaurativa y que permite un empoderamiento de los miembros de la comunidad a través de la compartición del poder y autoridad judicial.

Justicia Juvenil Restaurativa 4


Juntas, paneles comunitarios y medidas de medio abierto reparativas

Las juntas comunitarias tienen su origen en Estados unidos. Aunque este método se utiliza mayormente con adultos no violentos, en los últimos años también se están usando para casos de menores infractores. Las establecen los tribunales y están formadas por miembros de la comunidad quienes valoran junto al infractor las consecuencias de sus hechos y llegan a un acuerdo sobre la reparación. En este tipo de resolución de conflictos no suele participar la víctima.

Los paneles de impacto de Justicia Juvenil Restaurativa consisten en que víctimas de determinados delitos se reúnan con delincuentes que han cometido delitos similares al de la víctima. En ningún momento coincide víctima y delincuente sino que, en este caso, las víctimas exponen a otros menores delincuentes su experiencia cuando fueron atacadas.

Como ya se ha apuntado anteriormente, la mayoría de las metodologías de la Justicia Juvenil Restaurativa tienen su origen en algunas tradiciones y culturas de diferentes países. Este tipo de intervenciones intenta integrar a los  diferentes miembros de la comunidad como organizaciones, nativos, personas mayores, familia, etcétera., lo cual favorece la confianza de los miembros de la comunidad local y la aplicación de la justicia se acerca más a la cultura del sitio. Digamos que no es tan agresiva, diferente, fría… porque al final este tipo de sistemas informales, pero legales, puede adaptarse a la idiosincrasia de cada lugar donde se aplique, favoreciendo la ausencia de rigideces formales todo ello con el fin de mejorar la posibilidad de resolución y acuerdo por parte de los diferentes participantes.

2 comentarios sobre “JUSTICIA JUVENIL RESTAURATIVA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *