Debemos arrojar luz sobre la desproporcionalidad

Traemos hoy un artículo sobre las sustanciales diferencias en la representatividad de ciertas minorías en el ámbito de los menores infractores en el Reino Unido.

Keith Fraser, un oficial de policía retirado y miembro de la Junta Directiva de YJB, habla sobre la disparidad racial en el sistema de justicia juvenil.

Como oficial de policía retirado, y ahora miembro de la Junta de Justicia Juvenil (YJB), he visto que la desproporción afecta las vidas de cientos, si no miles, de niños.

Viniendo de Birmingham y trabajando durante 32 años en el primer y segundo servicio de policía más grande del Reino Unido, he visto muchas cosas. Sí, a veces los niños hacen cosas malas, pero no creo que haya visto un niño malo. Sin embargo, he conocido a muchos niños que necesitan una perspectiva diferente de la vida. Alguien que demuestre que se preocupa y los tome en serio.

Un momento conmovedor para mí fue conocer a un joven que acababa de terminar 12 semanas en un programa de Princes Trust. Había sido descartado por mucha gente, pero la policía y el Princes Trust estaban dispuestos a trabajar con él. Dio un poderoso final de presentación del programa que terminó con “y ahora me toca a mí”. Esto se debía a que por primera vez ese joven había aprendido a reconocer su propia capacidad y a trazar su destino.

Vemos la sobrerrepresentación de niños de origen negro, asiático y de minorías étnicas (BAME) en diferentes etapas del sistema de justicia de menores. En particular, los niños negros tienen más probabilidades de crecer en zonas desfavorecidas, recibir comidas escolares gratuitas y quedar permanentemente excluidos de la escuela. Sorprendentemente, tienen cuatro veces más probabilidades de ser arrestados que los niños blancos. También se enfrentan a penas más duras. Más recientemente, me decepcionó enormemente ver que, para el mes de mayo de 2019, los niños de origen BAME ahora constituyen más de la mitad de la población juvenil bajo custodia. No está bien, y ciertamente no es justo.

Cuando David Lammy escribió al primer ministro después de su revisión de las personas de BAME en el sistema de justicia penal en 2017, citó al sistema de justicia juvenil como su área de mayor preocupación. Lamentablemente, la situación no parece haber mejorado. Las razones siguen teniendo múltiples facetas y no pueden ser resueltas por un solo organismo. Sólo trabajando juntos podremos lograr el cambio.

Para arrojar luz sobre esta disparidad, produjimos “el viaje desproporcionado del niño”, que muestra claramente las enormes desventajas a las que se enfrentan los niños de BAME. Mi esperanza es que estos materiales nos estimulen a hacer más y a dar a los niños de BAME una mejor oportunidad de hacer una contribución positiva a la sociedad. Estos datos también nos ayudarán a desafiar a las organizaciones que influyen en esta desproporción para que `expliquen o reformen’ y les apoyaremos en sus esfuerzos para conseguirlo.

He visto innumerables ejemplos de cómo los niños pueden cambiar y mejorar sus vidas si se les da la oportunidad. También he visto cómo el punto de vista de la sociedad sobre los niños que hacen algo malo puede retenerlos y potencialmente retrasar o prevenir un cambio positivo. Por lo tanto, estoy entusiasmado con las posibilidades para el futuro, si las personas en posiciones de autoridad y más amplias pueden abrir sus ojos al impacto de sus decisiones sobre los niños y ser lo suficientemente valientes como para desafiar el status quo.

El viaje desproporcionado del niño es parte del trabajo de la YJB para mejorar la transparencia y por lo tanto la confianza en el sistema de justicia juvenil. Esta es una parte crucial de nuestro trabajo para reducir la sobrerrepresentación de los niños BAME en el sistema de justicia juvenil.

El artículo original está en https://www.gov.uk/government/news/we-must-shine-a-light-on-disproportionality?utm_source=abd0d598-e0c9-435c-887d-f427a8146a69&utm_medium=email&utm_campaign=govuk-notifications&utm_content=weekly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *